En 1983 existía en Medellín, el botadero a cielo abierto de Moravia, alrededor del cual vivían 320 familias que dependían del reciclaje para su subsistencia.

El Municipio de Medellín tomó la decisión de solucionar técnicamente el problema de las basuras, pues el sector, además de ser un foco de contaminación ambiental era un problema social. Con la decisión de cerrar el botadero se presentó el conflicto de las familias que perderían su medio de vida.

Por primera vez el gobierno, la empresa privada y los basuriegos decidieron cambiar las relaciones que habían existido y encontraron que sus voluntades eran cercanas y que estaban dispuestos a innovar aunque ello fuera difícil. Es así como el tres de octubre de 1983, 20 basuriegos conjuntamente con los doctores Juan Felipe Gaviria, Alcalde de Medellín; José Eugenio Muñoz M., Gerente General de Empresas Varias de Medellín y Alirio Arcila Solano, Director del programa de Microempresas de Antioquia, en esa época, emprendieron la conformación del Grupo Precooperativo RECUPERAR, para dar respuesta a dicho conflicto. Empresas Varias aportó un capital económico mientras RECUPERAR fue Grupo Precooperativo (los cinco primeros años).

En 1989, RECUPERAR se convierte en COOPERATIVA INTEGRAL DE PRODUCCIÓN Y TRABAJO ASOCIADO. En ella los trabajadores son al mismo tiempo los dueños, lo cual garantiza la prestación de servicios con criterios de autogestión y responsabilidad. Hoy LA COOPERATIVA DE TRABAJO ASOCIADO RECUPERAR, vincula a un grupo de personas de bajos recursos económicos, que buscan condiciones de vida más dignas a través de la asociación voluntaria.